Este artículo fue escrito para publicarlo  en La Nueva España a petición de Fernando el de Rosa , al enterarse de que se acababa de publicar un libro sobre el tema y no se citaba el albergue de Escamplero.