LAS 23 CARTAS SOBRE LA REPARACIÓN DE LA IGLESIA DEL ESCAMPLERO

Revolviendo entre mis libros encontré unas 23 cartas  de aquellas Regueras de los 60. Son una pequeña parte  de las más de un centenar  que habré  debido escribir con motivo de conseguir medios para  la reparación  de la iglesia.  Fueron muchas cartas a unos y a otros, muchos viajes a Oviedo y a Madrid, mucho acudir a todos mis conocidos y amigos. Muchos, muchísimos  años haciéndose presente... Eran tantas las necesidades, que  lo más previsible  era que se quedase dormido todo para siempre en algún rincón de aquellas infinitas despachos de la administración..

 Algunas veces, para orientarme,  una vez  redactada una carta, volvía a meter un papel en la máquina para hacer una copia  sin reparar en la calidad del mismo: el primero que topara a mano.. Así veo que cuatro de ellas están escritas en el dorso de uno de aquellos  folios  que se ofrecían a los fieles en la Cuaresma para evitar muchos días  de ayuno y abstinencia:  era la   Bula de la Santa Cruzada, que los mayores recordarán, por la que se pedía la limosna de UNA peseta. El papel era de tan mala calidad  que  a duras penas se puede leer. Tampoco las hacía siempre. Además, como eran unas notas tan personales, tampoco me preocupaba  en corregir  frases, ni ortografía, aunque en la carta original me preocupase mucho. Ahora es muy fácil, pero entonces, con la máquina de escribir, todo era más difícil..

 

 Después de los  tantos avatares de mi  vida, ya  es un milagro que haya podido reunir este puñado de cartas  que testimonian en parte, tantos años de trabajar con empeño, por la reconstrucción de la iglesia de Escamplero.

Veo que por aquel entonces,  era muy terco y tenaz, y que no me daba fácilmente por vencido. Hubo tres empresas que me costaron diez años cada una, como los de la Guerra de Troya.

 La primera fue la Traída de aguas  a todos los pueblos y casas del conejo de Las Regueras y parte de Grado y de Oviedo.

 La  segunda, fue la publicación semanal  de aquella Hoja Parroquial  que llegaba a todas las casas durante más de once años.

Y la tercera, que también duró una década, fue la lucha por la reparación de la iglesia de Escamplero. Aquello fue un empeño personal, apenas si trascendió a la gente, hasta el punto  de que,  al aparecer mi artículo sobre el tema,  en el libro de las Fiestas del Carmen de  este año 2008, algunos parecieron dudar.  

 Por eso me decidí  a  publicar  aquí estas cartas, por si alguien quiere pararse a considerar, desde la  España que hoy es tan rica y capaz de permitirse el lujo de  hacer carísimos senderos para pasear junto al río Nora,( aunque se olvide de las tan necesarias y tantas veces demandadas aceras de Vanesa en La Chabola),  que   vea   también lo duros y costosos que eran  los esfuerzos para  conseguir algo, en aquellos tiempos de pobreza.

 

 

 

 

 

Dos cartas del año 1959

 

 

 

 

Tres cartas del año 1961

 

 

 

 

 

Diez cartas del año 1965

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Siete cartas del año 1966

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una carta del año  1968

 

 

 

Estas son por ahora las 23 cartas que pude encontrar. Si pudieran despertar algún interés y alguien  quisiera verlas directamente, encantado se las ofrezco.